En Memoria del Rocío

(In English)

En recuerdo amoroso de

Rocío Angulo

17/11/1977 – 08/02/2017

Rocío y una alpaca, Provincia de Arequipa, Perú

Elena Rocío Angulo Bustinza nació cerca del Lago Titicaca en Puno, Perú. Ambiciosa, se fue dejó su casa tan pronto como pudo y aterrizó en Japón. Allí, Rocío estudió muy duro, dominando el Japonés y luego un obteniendo su grado de arquitecta. Rocío pasó la mayor parte de su vida adulta en el Japón, donde culturalmente se sentía japonesa.

Conocí a Rocío en un albergue en Arequipa, Perú, donde éramos huéspedes de largo plazo. Yo estaba esperando por una carta que venía de Australia. Rocío estaba allí con el bebé Nicolás debido a una disputa sobre una casa galardonada que fue diseñada y construida por Rocío. Esta disputa inquietó profundamente Rocío.

Rocio

En un viejo coche de caballos estadounidense, Santiago de Cuba

En uno de los primeros días de Rocío en el albergue, Nicholas, entonces de 18 meses, se acercó y se unió mi para columpiarnos juntos. Esta conexión tocó Rocío. Generalmente, Rocío no era persona que compartiría su historia con extraños, sin embargo, ella se abrió a mí. Rocío era una persona muy interesante, tenía un vida fascinante y compartimos intereses similares. Una pasión no totalmente desarrollada era la de viajar. Aunque Rocío había vivido en Perú, Bolivia, Japón y el Reino Unido, no había viajó ampliamente. Yo le sugerí que si ella no se estaba sintiendo feliz, ¿por qué no viajar?, Rocío tomó la idea y decidió comenzar a viajar.

El viaje no tardó mucho en comenzar. Rocío me invitó amablemente a acompañarla al pueblo de donde era su familia, Ayaviri en los Andes al norte de Puno. Desde allí nosotros exploramos las ruinas de Pucará y luego Macusani.

Rocio

Cascada de Ollachea, Perú

Los recuerdos de infancia más felices de Rocío estaban en Macusani con su abuela. Me sentí privilegiado por estar con Rocío en su primera visita de vuelta en tres décadas. Rocío estaba encantada de ver que el techo de paja de la antigua tienda de su abuela todavía de pie, la única edificación sobreviviente de su tipo cerca del centro de la ciudad. Los tenderos locales recordaban a su abuela y algunos incluso recordaban a Rocío.

En Macusani vimos un cartel para el primer festival de café de Ayapata y pensamos, ¡vamos!. La aplicación mapas de mi teléfono ni siquiera mostraba una carretera para ir a Ayapata. Eso no detuvo a Rocío, y como amantes del café, la idea de ir al festival nos atrajo a los dos. Ella tenía muchos sueños, uno de ellos era sembrar y producir su propio café.

Con Nicolás felizmente quedándose con la niñera de la familia en Arequipa, nuestro viaje continuó extendiéndose y terminamos viajando todo el camino a lo largo de la carretera interoceánica hasta el Río Branco de Brasil. El paisaje era increíble, especialmente alrededor de Macusani. Vimos arco iris de 360 ​​grados, pinturas antiguas en las rocas,  inscripciones en las cuevas, ruinas preincas, un festival de comida tropical, momias en cuevas, una isla en forma de llama en un lago, un bosque de roca gigante y la torre de vigía más fea del mundo.

Rocio

Encima de la torre de vigía más fea del mundo, Puerto Maldonado, Perú

Volviendo a Arequipa, Rocío estaba encantado de reencontrarse con Nicholas y tener un descanso del viaje. Aunque ella deseaba viajar, mochilero era nuevo para ella y le tomaría tiempo para ajustarse.

Nuestro siguiente gran viaje fue a Cuba. La arquitectura única del país, el transporte, la política y la vida silvestre cautivaron a Rocío. Nuestras vacaciones se concentraron casi de inmediato en el fallecimiento del ex líder Fidel Castro. Rocío quería capturar y documentar este momento histórico para exponer en Japón. En La Habana nos pusimos en la fila para despedirnos de Fidel Castro, asistimos y un evento conmemorativo en el que los líderes del mundo hablaron y vieron sus cenizas pasar. También compramos cada periódico cubano que vimos. Después de esto, nosotros tomamos un autobús a Santiago de Cuba para otro evento conmemorativo y visitamos el cementerio donde las cenizas fueron enterradas.

Rocio

Después del evento conmemorativo de Fidel Santiago de Cuba

Rocío insistia en que ella no era un turista. Ella quería ver fuera del camino, ver otros lugares y mezclarse con los locales, y con la persistencia de Rocío lo hicimos. Tomamos autobuses, camiones, coches, caballos y carros, bicicletas, motos, un tractor, barco, ferry y tren, cualquier transporte estaba disponible para llegar a donde queríamos.

El amor y el cuidado de Rocío brillaron cuando yo estuve enfermo con fiebre, por cuatro días,  en el remoto Baracoa. Rocío me dio de comer, cargaba, incluso 15 litros de agua desde la tienda hasta nuestra habitación. Botellas grandes de agua eran escasas en Baracoa y cuando las vio disponibles estaba decidida a conseguirlas.

El punto culminante del viaje de Rocío fue ver los flamencos en el Refugio de Vida Silvestre de Río Máximo, el lugar de anidación más grande del hemisferio occidental. Llegar a la reserva fue un gran reto ya que casi nadie sabía su ubicación y el camino estaba en pésimo estado. Finalmente llegamos a la reserva en un coche desbaratado construido por los soviéticos.

Antes de visitarlo, Rocío tenía una visión idealista de Cuba. Después de enterarse de lo poco que ganaban los cubanos, viendo los escasos suministros disponibles, comiendo unas terribles comidas y escuchando de los locales cómo era la vida en Cuba, su visión cambió. Aunque antes, ella quería ampliar el viaje, al final Rocío estaba feliz de regresar a algún lugar “más normal”.

Rocio

Estatua de Ernest Hemmingway, Hotel Floridita, La Habana, Cuba

Rocío encontró ocasionalmente difícil y estresante ser mochilera. Para hacer frente a esto, escuchaba música de su teléfono, a menudo la misma música una y otra vez, en particular, una canción argentina que desafortunadamente no recuerdo el nombre.

Nuestro tiempo juntos trajo felicidad a Rocío. En particular viajar, devolvió a Rocío ser creativo. Quería diseñar sillas, edificios y muchos otros objetos.

La verdadera pasión de Rocío era la física y todo lo que implicaba, incluyendo la geología y la astronomía. Nuestro próximo destino eran las Islas Galápagos. Rocío quería excursionar un volcán y visitar la inspiración para la teoría de la evolución de Darwin .Por desgracia, este viaje se retrasó ya que yo tuve que volver a Australia por razones familiares urgentes. Ahora Rocío nunca verá las Islas Galápagos o ningún otro lugar.

Rocío era una persona maravillosa con un corazón hermoso que falleció demasiado joven. Deja atrás a Nicholas, de casi dos años de edad, y un hijo mayor en Japón, de los que estaba muy orgullosa  y amaba profundamente.

Adiós Rocío, te echaré de menos.

One thought on “En Memoria del Rocío

  1. Pingback: In Memory of Rocio | Where is Joe.in?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *